Eduardo Núñez, el joven abogado que mandó a la escuela a Yeni Berenice y a Wilson Camacho

0 158

Eduardo Núñez, aunque sus rasgos físicos se parecen a los del joven jugador dominicano de igual nombre, que ha paseado su talento como jugador en varios equipos de las Grandes Ligas; no se trata de la misma persona, ni sus conocimientos, destrezas y habilidades se encaminan por el mismo camino.

Este Eduardo Núñez es abogado. Y repentinamente se ha convertido en la gran estrella del proceso de conocimiento de la medida de coerción que se sigue contra once implicados en supuestas acciones de corrupción durante la administración del expresidente Danilo Medina.

Especialista en Derecho Penal, docente universitario y  fundador de la firma Vásquez Núñez Oficina de Abogados; llamó a la atención con su intervención en la audiencia correspondiente a la madrugada de este miércoles, aparición que hizo en su condición de representante del acusado Alexis Medina. Actuó con decencia y sapiencia en los fundamentos del Derecho, al punto que, se considera, le abrió una especie de escuelita a los fiscales Jeni Berenice Reynoso y Wilson Camacho, ambos egresados de la primera cohorte de la Escuela Nacional del Ministerio Público, en el año 2003.

Elegantemente, sin ni siquiera inmutarse, Núñez hizo saber a ambos representantes del Ministerio Público que estaban recurriendo a figuras acusatorias que hace nueve décadas que fueron derogadas de la normativa jurídica dominicana. Reynoso y Camacho, quienes se la habían pasado gritando desde las gradas, como en aquellas presentaciones circense en el Coliseo Romano, esta vez no pronunciaron palabras. Quizá por cansancio, quizá avergonzados.

Núñez cautivó al Tribunal y a cientos de usuarios de las redes sociales por sus argumentos para establecer que en el expediente del Ministerio Público no hay razones para imputar a su defendido en los delitos de desfalco al Estado dominicano, prevaricación, tráfico de influencias, entre otros.“Según el artículo 227, numeral 1: solamente se puede aplicar una medida de coerción cuando el imputado es susceptible a ser autor o cómplice”.

El jurista indicó que el Ministerio Público puede buscar un millón de pruebas de una infracción, pero si ninguna aplica al artículo citado, no se le puede imponer una medida cautelar a su defendido.

El Ministerio Público solicita medida de coerción en contra de Juan Alexis Medina por dirigir un entramado empresarial de corrupción, aprovechar la relación con su hermano para el tráfico de influencias y usar testaferros para la administración de fondos públicos con la adquisición de licitaciones.

En su disertación, el abogado señaló varios puntos para indicar que el expediente de las autoridades del órgano persecutor es erróneo e inimputable las acusaciones a su defendido.

“Toda la autoría y complicidad en el delito coalición de funcionarios -para desfalcar al Estado- se admite para personas que sean funcionarios públicos, el señor Alexis Medina nunca ha sido funcionario”. Por lo tanto, el joven abogado indicó que el empresario no puede considerarse autor ni cómplice de un hecho que solo concierne a servidores públicos.

Sobre la falsedad de documentos, Núñez indicó que “nadie puede falsificar su propia firma”. Señaló que la única imputación que podía discutirse en la audiencia era ese delito, pero el Ministerio Público no depositó esos presupuestos, “el expediente solo contiene resoluciones para la adjudicación de licitaciones”, precisó el abogado.Señaló que la prevaricación es un delito que solo puede cometer o ser cómplice funcionarios, “nunca un tercero”.“Nadie puede prevaricar en el hecho ajeno”.

“No puede haber de una estafa y una sustracción al mismo tiempo”manifestó al hacer referencia a una de las declaraciones del procurador adjunto, Wilson Camacho, quien manifestó que el entramado societario encabezado por Medina sustrajo el patrimonio del Estado.

“No es posible ser autor de una estafa y cómplice de un desfalco al mismo tiempo,el Ministerio Público debe decidir donde subsume la conducta del señor Alexis Medina, ¿o sustrajo o engañó?”.

Finalizó diciendo que para la imposición de una medida cautelar debe haber una probabilidad seria de la imputación “porque si no es así, el delito no se le podrá imputar nunca al imputado”.

Desde anoche, cibernautas entre ellos, conocedores del Derecho y público en general, elogian la capacidad argumentativa de Núñez, al punto de señalar que realizaría una buena función si es elegido fiscal del órgano persecutor.

Por Luis García

Comentarios
Loading...