No lo creí, hasta que lo leí con mis propios ojos (1 de 2)

0 86

Por falta de educación y conciencia ciudadana, acerca de la importancia que reviste la donación, conservación e intercambio de partes y tejidos, mueren miles de personas, en la República Dominicana.

Hace unos días, recibí la información de que un vecino, del barrio donde me crie, es la más reciente víctima: y esta vez, por falta de una pinta de sangre. Y de verdad, sentí mucha pena.

Pena y honda tristeza pues no entiendo, cómo puede morir una persona, por falta de sangre.

En mis tiempos libres, me he convertido en un lector insaciable y recuerdo que una leí un texto que dice más o menos lo siguiente: Ley de Donación de Órganos, Tejidos y Trasplantes, de la Republica Dominicana. Esa legislación existe, pero cada año, lamentable es decirlo; muere más gente, por falta de órganos.

En estos días, seguí buscando y miren como son las cosas, me topé con que en mi amada Republica Dominicana, también tenemos una institución que se llama Instituto Nacional de Coordinación de Trasplante, Incort.

Y me pregunté, quizás usted amigo o amiga que lee estas líneas, también se pregunta y ¿Qué es el INCORT?

Vamos por parte, del INCORT les hablaré luego. Ahora, veamos esto: el Gobierno Dominicano, promulgó la Ley de Donación y Legado de Órganos y Tejidos para Trasplantes, con el número 329-98 de la que le hablé hace un rato.

Esa legislación, crea a su vez dos estructuras: una, el Consejo Nacional de Trasplantes, (CNT) que yo desconocía de su existencia. Este, es el organismo encargado de diseñar las políticas generales relacionadas con la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células a nivel nacional.

¡Eso suena hermoso!. Es más, es fenomenal Y dos, esa misma ley (la 329-98) es la que crea y rige las funciones del Instituto Nacional de Coordinación de Trasplantes, (INCORT, el primero del que les hablé antes.

Hasta ahí todo va muy bien. Perfecto. Pero la gente se sigue muriendo por falta de la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células. A cada rato veo las publicaciones de familiares, suplicando, rogando a gritos; que alguien les regale una pinta de sangre. Y eso, me apena y me duele en el alma…

Vamos a ver pues, en donde es que está el meollo del asunto. La ley 329-98 establece que el Consejo Nacional de Trasplantes, (CNT), tiene a su cargo las siguientes tareas:

1.- Reglamenta la práctica de donación y legado, extracción, conservación e intercambio de partes, órganos y tejidos para trasplante, investigación y educación, incluidos los principios de ética fundamentales.

2.- Acreditar y/o autorizar los hospitales y demás centros de salud públicos o privados donde podrán efectuarse la extracción y/o trasplante de órganos y tejidos.

3.- Crear comisiones técnicas de consulta que permitan orientar las decisiones del Consejo Nacional de Trasplantes.

4.- Llevar a cabo, a través de los mecanismos que considere pertinentes, una labor de educación y concienciación de la ciudadanía, a fin de estimular las donaciones y legados de partes, órganos y tejidos para fines de trasplante, investigación y educación.

5.- Tomar las medidas necesarias que aseguren el cumplimiento de las finalidades perseguidas por la presente Ley.

6.- Elaborar su reglamentación interna y otros aspectos no contemplados en esta Ley.

En resumidas cuentas, el Consejo Nacional de Trasplantes, (CNT), tiene que reglamentar la práctica de donación y legado, extracción, conservación e intercambio de partes, órganos y tejidos para trasplante.

También y esto lo considero de vital importancia y es donde creo que está el meollo del asunto, el CNT, debe llevar a cabo, a través de los mecanismos que considere pertinentes, una labor de educación y concienciación de la ciudadanía, a fin de estimular las donaciones.

¡Por ahí era que debía empezar la información! Creo, humildemente, que la falta de educación y conciencia ciudadana, acerca de la importancia que reviste la donación, conservación e intercambio de partes y tejidos, es lo trae el triste resultado de la cantidad de personas que mueren cada año, en mi amado país.

La pregunta se cae de la mata: ¿Qué hace el CTC, para elevar, la falta de educación y conciencia ciudadana, acerca de la que reviste para la vida de nuestros conciudadanos, la donación de órganos?

Espero respuestas…, en la próxima entrega, les hablaré del INCORT, sus funciones y las cifras que manejo sobre la cantidad de muertes que bien pueden evitarse.

Por Juan Santana

Comentarios
Loading...