“Un chequecito” pide una centenaria a Luis Abinader

0 47

Doña Ramona Guance cumplirá 108 años el próxi­mo 5 de abril y su deseo pri­mario es que el presidente Luis Abinader le conceda una ayudita económica pa­ra comprar sus medica­mentos para la presión ar­terial y poder alimentarse mejor.

Pese a sus precarias con­diciones, no ha sido bene­ficiada por ninguno de los programas de ayuda que ejecuta el gobierno desde el inicio de la pandemia. Tam­poco cuenta con un seguro médico, ni está en los pro­gramas de adultos mayo­res que desarrolla el Conse­jo Nacional para la Persona Envejeciente (CONAPE) .

“Un chequecito es que quiero yo que el Presidente me dé para no estar morti­ficada”, solicitó Ramona Guance al mandatario.

Dice que con ese “suel­dito” que le pongan, cuan­do sus hijos no tengan nada que darle podrá gestionar préstamo, porque ya ten­dría con qué pagar.

Guance fue una de las lon­gevas que contó su secreto de vida a Listín Diario, como parte de la serie de reportajes La Vida de los Centenarios, realizada en el 2019.

Cuando el equipo de Lis­tín Diario la visitó en junio del 2019, caminaba con bastante agilidad e incluso bajaba los escalones de su casa sin dificultad.

A poco más de un año de esa entrevista, su con­dición es distinta. Ya nece­sita sujetarse a un bastón para moverse. Pero conser­va un buen estado de áni­mo y una voz potente. Ayer, cuando volvimos a visitarla en su apartamento del sec­tor Villa Consuelo, del Dis­trito Nacional, estaba desa­yunando con un pastelito de harina y queso.

Ella explicó que había preparado un chocolate pe­ro que necesitaba comer al­go salado.

Vive con su hijo, Pedro, quien trabaja ebanistería, pe­ro durante la pandemia del covid 19 la situación econó­mica de la familia fue em­peorando, debido a que, solo ha podido hacer “chiripas”.

Ese hijo es que la atiende y le prepara la comida antes de salir a trabajar.

Pedro, su hijo, comen­tó que en una ocasión la inscribió en el centro del Consejo Nacional de Enve­jecientes (CONAPE) que está cercano, pero nunca ha recibido apoyo. Viven en Villa Consuelo, en un apartamento que le dio el gobierno de Balaguer, en 1992, como damnificada del huracán David, ocurri­do en 1979, que la obligó a abandonar su natal Palen­que, en San Cristóbal.

 LOS GUSTOS
Secreto de longevidad
En una entrevista en 2019, doña Rosa, su apodo, contó que le gus­ta comer de todo, “has­ta cañón vacío”, cuando tiene hambre, pero que si pudiera elegir, le gusta el pescado, las carnes , el arroz y la habichuela.

Su secreto de larga vi­da, además de criarse con abundante comida, ha si­do vivir tranquila y cal­mada. Tuvo 14 hijos, que ayudó a criar realizando labores agrícolas, porque enviudó cuando los mu­chachos estaban peque­ños. Solo le quedan 5 vivos.

Fuente: Listín Diario

Comentarios
Loading...