¡Peligro, prospectos de Grandes Ligas en las carreteras de RD!

0 32

Por Juan Santana

Cada cierto tiempo, la incertidumbre se apodera de quienes cifran sus esperanzas en estos muchachos que una vez firmados por las Grandes Ligas, manejan tantos millones de dólares, que ni siquiera ellos pueden llegar a contarlos y mucho menos, a disfrutar de ellos.

Me refiero a la cantidad de peloteros que penas debutan en la Gran Carpa, llegan a la República Dominicana, se compran un vehículo todoterreno, a veces adquieren uno de esos modelos llamados deportivos y andan por esas carreteras de Dios, como alma que se las lleva el mismo Satanás.

El caso más reciente lo tenemos en Bayron Lora, quien sufrió un grave accidente en la carretera El Cacao, Cambita, San Cristóbal, el pasado sábado 13 de este mes en el que falleció una persona que le acompañaba. Lora, fue firmado los Rangers de Texas en el 2019 y recibió por su firma, US$3.9 millones.

Casi al final de 2020, Oneil Cruz Ureña, cotizado prospecto de los Piratas de Pittsburgh que había firmado en 2015 por un bono de US$950,000 con los Dodgers, se vio involucrado en otro accidente de tránsito, esta vez en Paya, Baní provincia Peravia al sur de la Republica Dominicana. En ese hecho murieron tres personas. Los medios de prensa del país informan que Daniela Pérez García, Deby Beato y Jons Sabab, de 19, 20 y 23 años de edad respectivamente, son las víctimas de ese accidente.

Según informe de prensa, las investigaciones del accidente apuntan a que Cruz alegadamente había ingerido bebidas alcohólicas previo al accidente ocurrido alrededor de la 1:00 de la madrugada, mientras se encontraba vigente el horario del toque de queda establecido por el Poder Ejecutivo para controlar la movilidad social y contrarrestar la expansión de la pandemia de la COVID-19.

Otro hecho: un sábado en la madrugada, pero del mes de abril de 2019 murió el lanzador zurdo Braulio Lara en un triple choque ocurrido en la carretera Sánchez, en la llamada recta del Galión, en Baní. En ese hecho murió otro joven y cuatro más resultaron heridos. Lara había jugado por seis temporadas para los Tigres del Licey.

Por ahora, solo me limitaré a mencionar los tres casos que anteceden. Son más y apena mencionarlos todos por respeto a las deudos de las víctimas y, porque ya son hechos conocidos por la sociedad.

Lo preocupante de cada hecho en sí, es ver que la juventud de este tiempo, como que no tiene capacidad para discernir, para determinar cuáles son sus reales necesidades, o, en qué deben invertir tanto dinero, que el talento puesto en ellos por Dios, les ha permitido ganar, apenas emezando a vivir.

Si se analiza cada caso en detalle, vemos que se trata de personas muy jóvenes, que siempre andan en vehículos de mucho poder (cilindraje y velocidad) y que esos muchachos conducen (no todos) bajo los efectos del alcohol y andan acompañados de otros jóvenes.

Todo indica que la muerte anda paso a paso con los prospectos dominicanos una vez estampan sus firmas, para el Béisbol de las Grandes Ligas.

¡Qué lamentable!, ¡Cuántas vidas más, tendremos que ver perdidas, entre hierros retorcidos y carrocerías chamuscadas, en las carreteras dominicanas para que, de una vez y por todas, alguien inicie una acción que lleve a esos jugadores nóveles al entendimiento de que sus vidas valen más que los placeres que da la fama y el dinero…

Comentarios
Loading...