El primer año de Gobierno y los cambios del 16 de agosto

0 59

Por Fernando Berroa

El presidente Luis Abinader lo está haciendo bien, si consideramos que el mundo se encuentra en una situación de pandemia y su derivado corolario de crisis económica. Su formación y temperamento lo han hecho afrontar las circunstancias con coraje y ser creativo para sostener sin que peligren temas sensibles como la economía, el turismo y la educación. Y ni hablar de la mano dura contra la corrupción de la pasada administración del PLD y los pocos casos entre los nuevos funcionarios del PRM.

Luis también ha marcado un estilo de gobernar, con el oído en el corazón del pueblo, un presidente-ciudadano: sencillo, cercano, siempre en actitud de servicio, tanto que trabaja más de 16 horas al día (de lunes a lunes), y prefiere la comodidad de estar ataviado para la acción que cuadricularse en el saco y la corbata.

Sin abundar en detalles, por el trabajo y resultados en su primer año de gobierno le otorgo a Luis Abinader el sitial entre uno de los mejores primeros años de los presidentes en nuestra historia.

Los temas mejor manejados:

1. Turismo

2. Educación

3. Salud

Temas en los que se debe apretar y perfeccionar:

1. Seguridad ciudadana

2. Combustibles

3. Empleos para los jóvenes

Por sus ejecutorias y popularidad como uno de los mejores presidentes a nivel planetario, a un año de gobierno me atrevo a decir que Luis tiene la reelección garantizada a pesar de la inconformidad de las bases del PRM y los empleos, porque eso se resuelve con una reunión-baja-línea a los ministros y directores. Y en un par de meses, problema resuelto. En los últimos 15 días en Industria y Comercio se empleó a medio PRM, por ejemplo.

Con relación al tema de los cambios a los ministros y directores principales del aparato gubernamental, aunque la mayoría de dominicanos pretende decisiones radicales, el presidente Luis Abinader no hará ninguno o incurrirá en muy pocos. ¿Por qué? Sencillo. Estamos en medio de una crisis, una situación sui generis en donde los ministros y directores de las principales dependencias no se han podido desarrollar, cuando no por presupuesto o como consecuencia de la incompetencia particular de unos cuantos. (No me hagan especificar). En este sentido, con apenas un año, Luis le dará una segunda oportunidad a todos: eficientes y deficientes, con ruidos y sin ruidos, con botellas o sin botellas, con becas y sin becas, con apellidos y sin apellidos. Etcétera.

Si como caso excepcional Luis Abinader incurre en destituciones y cambios, será en la manera conservadora que lo caracteriza, nada radical ni estremecedor, como el cataclismo que muchos esperan.

En definitiva, en base a mi experiencia afirmo que Luis Abinader, nuestro actual presidente, lo está haciendo excelentemente bien, y no incurrirá en muchos cambios de sus funcionarios el próximo 16 de agosto, porque si lo hace y no quita a Macarrulla de primero, toda la sociedad civil le protestaría en la Plaza de la Bandera. No queremos eso para nuestro PRM. El presidente tampoco. Entonces no vienen muchos cambios. Yo vaticino que ninguno.

Comentarios
Loading...