¿Flexibilidad o mano dura ante un régimen de consecuencia?

0 94

Por David Frías

Vamos a ser racionales, una violación es un crimen al igual que el asesinato, el secuestro, la tortura, el terrorismo y los asaltos a mano armada, independiente de que se cometan dentro o fuera de un matrimonio o las víctimas sean conocidas o desconocidas. En lo que sí estoy de acuerdo es que dentro del mismo Código Penal y estamentos fiscales y judiciales se elaboren proyectos a favor de la ciencia y la tecnología en la investigación forense y en la capacitación, incremento y mejor remuneración de los médicos legistas para determinar cuándo en un matrimonio hay una violación, un coito consensuado o una simple sesión sadomasoquista, pues así como hay mujeres maliciosas que han acusado a hombres injustamente por supuestas agresiones físicas hay otras que pueden ir más lejos y dañar la reputación de un caballero honesto y respetuoso haciendo que la sociedad lo etiquete como un vil y despiadado “violador” y más en aquella justicia que muchas veces se ampara en el ginocentrismo y el manginopolio propio de las influencias de la siniestra agenda feminista y progresista.

En otro orden para prevenir el problema mi consejo a la mujer es el siguiente, si usted quiere una vida sin compromiso, ya ese hombre no le satisface económicamente, físicamente, emocionalmente o sexualmente, se reencontró con un viejo amor del colegio o la universidad o usted se convirtió al evangelio y él no, pero los aleluyas le lavaron el cerebro de que Dios no une yugos desiguales, sea franca y directa, deje el drama y la payasería de las huelgas sexuales y siéntese con él para de una manera madura y sensata decirle que las cosas llegaron a su final, si de ahí en adelante él empieza a hostigar, a amenazar o la agrede, ya ahí tienes una base para proceder legalmente. En cuanto al hombre mi recomendación es que cuando él note que la mujer todas las noches tiene un dolor de cabeza que no se le quita ni con medio frasco de Paracetamol o nunca está disponible para bañarle al perro es porque se acabó la química, ella se pasó al otro bando de las tortillas pero él no lo sabe, ya no lo quiere porque le descubrió una querida o que el muy gallo loco estaba metiendo mano con media población femenina pero no tiene los ovarios de acero para mandarlo al carajo o simplemente la muy pícara anda por ahí dando estilla con un tíguere o un chulo pero no quiere perder los beneficios que recibe a tu lado y tal vez los usa para financiar a su puto amo, por lo tanto dele banda antes de que usted (movido por sus testosteronas) se salga de sus cabales y haya bobo.

Nota final: Una mujer en algún momento puede que no esté disponible (problemas hormonales, el periodo, malestares gestacionales, estrés, depresión, etc) y debemos ser empáticos pues yo como hombre un mal día puedo sentirme irritado, estar enfermo, muy agotado o en un trance espiritual ( no siempre Dios avisa) y no querer que la reina de todas las mamis se me encarame encima, pero cuando el cese radical de las actividades follatorias se vuelve rutinario ya es algo anormal, pues una unión sin relaciones sexuales es el equivalente a una hermandad de pensionados. ¿Copiaron?

El autor es periodista y escritor dominicano

Comentarios
Loading...