La policía y la Constitución, reforma o transformación

0 37

Por Juan Tomás Olivero

¿Por qué nada cambia y todo sigue igual o peor a pesar de las reformas y cambios promovidos en la policía?

Unos dirán que esta pregunta la respondan los políticos, porque han usado este cuerpo mal llamado armado en la constitución del 2010 para consolidar poder, dar golpes de estado, enriquecerse de forma ilícita, asesinar jóvenes e imponer un imperio de terror y represión política.

Otros dirán que la respondan los empresarios, por utilizar la policía nacional como un cuerpo privado de seguridad para proteger sus bienes y fortunas, las más de las veces mal habidas y robadas al Estado.

Empresarios que como José Antonio Najri, organizaron reconocimientos al mérito de Guillermo Guzmán Fermín en el 2009. La de Guzmán Fermín fue labor criminal, su honorable acción fue lisiar y matar jóvenes con su operación “Cirujano”.

Y no falta quienes dicen, que la respondan los senadores y diputados, por promover leyes y reformas constitucionales absurdas y disparatadas, carentes por demás de doctrina y pertinencia social y política en favor de la consolidación y desarrollo del Estado; no así, como es la costumbre entre ellos, de sus intereses personales y partidario.

Tampoco se quedan atrás, quienes dicen, que la respondan los constituyentes de 2010, el gobierno de turno de entonces que promovió la más moderna constitución avanzada y liberal de Latinoamérica y República Dominicana, después de la de Juan Bosch de 1963; que la responda también, la sociedad civil que participó con grandes ojos, nariz y boca; y los a organismos internacionales que aportan mucho cuarto, y poco o nada de contenido doctrinario de un proceso propio y que debe estar empoderado por los ciudadanos en la búsqueda y construcción de una sociedad nueva y justa.

De igual manera, se diría, que la respondan los expertos y asesores que parece que sólo se integran a los talleres, seminarios, simposios y cónclaves a hablar, sin un pensamiento estructurado y coherente de una reforma integral transformativa. ¿Qué estaban pensando estos señores de grandes discursos en la formulación y aprobación del artículo 255 que dotó la policía del germen y factor constitucional de desnaturalización, al convertir la policía  en un cuerpo armado y no civil?

El presidente de la República ha reiterado de forma categórica que quiere una transformación de la policía, no una reforma, para tales fines quiero citar la Guía práctica para la Elaboración de Cambios Transformativos de Marc Saxer Versión 2.0, noviembre 2017, pag.3, cito “La Elaboración del Cambio Transformativo utiliza el discurso como instrumento para lograr dos objetivos fundamentales: cambiar el paradigma y crear una plataforma para la alianza transformadora”, fin de la cita.

Antes de continuar con la reflexión y concluir este trabajo es oportuno citar el art. 255 de la Constitución Dominicana 2010(15), que debe ser el primer objeto de cambio, reforma y trasformación constitucional de la naturaleza de la policía; pero paso a citar primero, lo que plantea Marc Saxer en su Guía sobre la acción transformativa:” ir aún más lejos de su zona de confort y llegar hasta a aquellos que no comparten sus intereses y valores, fin de la cita”.

Señor presidente Luis Abinader, habrá resistencia a construir una nueva policía que pasa antes como requisito sine qua non por una reforma al artículo antes referido, que cito y concluyo con ello este trabajo: Artículo 255.- Misión. La Policía Nacional es un cuerpo armado, técnico, profesional, de naturaleza policial, bajo la autoridad del presidente de la República, obediente al poder civil, apartidista y sin facultad, en ningún caso, para deliberar. La Policía Nacional tiene por misión: …(crd.2010-15)

¿Puede haber transformación de la policía sin antes una reforma y cabio sustancial al sustrato constitucional que sustenta su naturaleza y da esencia a su razón de ser, como lo es el art. 255 de la Constitución?

Comentarios
Loading...