Danilo quiere remontar como el ave Fénix

0 9

Por Manuel Figueroa

La irrupción del expresidente Danilo Medina al escenario público formulando duras críticas contra el gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM), completa el cuadro político dominicano, que estuvo dominado en los últimos meses casi en su totalidad por los liderazgos del presidente Luis Abinader y el expresidente Leonel Fernández.

Medina adoptó un bajo perfil en la opinión pública nacional, sustrayéndose del debate de los principales temas del país, desde la derrota del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en las elecciones presidenciales, legislativas y municipales del año pasado. Limitó  su accionar casi por completo a los trabajos reoganizativos del partido, evadiendo en todo momento exponerse a los medios de comunicación nacionales y extranjeros.

En su discurso del pasado domingo en un acto de juramentación de nuevos miembros del PLD en la provincia San Cristóbal, el exmandatario defendió con vehemencia las acciones de su gobierno de ocho años (2012-2020), obviando referirse a las acusaciones de corrupción administrativa que enfrentan en la justicia varios altos dirigentes de su partido y dos de sus hermanos.

En cambio el gobernante advirtió que está de vuelta para defender las ejecutorias de sus gobiernos que permitieron encausar el país por el camino del desarrollo, y que van a recibir a todos los dominicanos cansados de las mentiras del PRM y el presidente Abinader.

Control del partido
Medina fue electo presidente del PLD por aclamación del comité central de la organización el pasado 9 de mayo, prosición que se encontraba vacante desde que Leonel Fernández renunció para formar el nuevo partido Fuerza del Pueblo.

“Solamente si se quedan sentados no ganamos las elecciones (de 2024). Con este ejército de hombres y mujeres que está organizado en este partido no tengo la menor duda”, dijo Medina en la ocasión, tras afirmar que no hay razones para que el PLD no gane esos comicios.

Cuando Fernández, tres veces presidente del país, abandonó la organización luego de las crisis provocada por las primarias internas para elegir el candidato presidencial, Medina minimizó el acontecimiento garantizando que con la planilla de directivos leales y el candidato Gonzalo Castillo retendrían el poder.

La memoria pareció traicionar al exjefe de Estado meses después mientras promunciaba un discurso de campaña en la provincia San José de Ocoa el 8 de junio de 2020.

“Cuando los partidos van a ganar necesitan esa unidad de todos, los partidos divididos no ganan, los partidos que se dividen no ganan elecciones”,  expresó Medina ante los ojos atónitos del país. Un mes después cayeron su gobierno y el PLD en un laberinto de derrotas y acusaciones.

El próximo domingo se da como un hecho que el expresidente Medina volverá a encabezar un acto de juramentación, esta vez en La Vega, que la directiva del PLD asegura será un encuentro trascendente  en la cuna del profesor Juan Bosch, que  demostrará es un bastión peledeísta.

La renovación
Los tres principales partidos políticos del país, PRM, PLD y FP, iniciaron el año pasado una intensa carrera reorganizativa de su militancia a nivel nacional y en las seccionales del exterior, debido a la debilidad en sus estructuras internas.

El PLD se ha visto precisado a reestructurar su padrón general, desmembrado por la división de octubre.  Conjuntamente tuvo que  emprender la presentación adelantada de un candidato presidencial. El expresidente Medina está inhabilitado de por vida de aspirar a la presidencia de la República, y el candidato en los comicios pasados expresó que no vuelve.

En el caso del partido Fuerza del Pueblo, del expresidente Fernández, su papel fue determinante para el undimiento de su antigua organización, concertando alianza con el PRM en una veintena de provincias y con un grupo de partidos que habían sido parte del bloque peledeísta

Sin embargo, el desempeño electoral de FP en las elecciones pasadas apenas lo situó al borde de los mayoritarios.  Su fuente principal de crecimiento la sigue sustentando en el PLD, y sus directivos aseguran que al finalizar este mes tendrán alrededor de un millón de afiliados.

En la población no hay dudas de que el candidato presidencial de FP volverá a ser el expresidente Fernández, quien ha encabezado los principales encuentros políticos organizativos del partido. Fernández fue presidente de la República en los períodos 1996-2000, 2004-2008 y 2008-2112. Renunció del PLD luego de denunciar un fraude en la convención interna donde fue derrotado por Castillo, su rival impulsado por Medina.

También el PRM se encuentra inmerso en un intensó proceso de reorganización de sus fuerzas. El partido gobernante no tiene aspirantes confesos a la candidatura presidencial y todos los analistas políticos apuntan hacia una repostulación del presidente Abinader, quien ha mantenido una agotadora agenda  de actividades desde que asumió el poder el 16 de agosto de 2020.

Comentarios
Loading...