El drama de los familiares de las víctimas del vuelo 587

0 23

Yadimir Crespo

Estados Unidos no se había repuesto del drama de las torres gemelas de septiembre de 2001 cuando dos meses después volvía la pesadilla.

La mañana del lunes 12 de noviembre de 2001 iniciaba en la capital de Estados Unidos, Washington D. C., como cualquier otra. Ese día, festivo de los Veteranos, fue feriado para la embajada dominicana en los Estados Unidos hasta pasadas las 9:00 de la mañana.

Una nueva tragedia, la cual involucraba un avión de American Airlines en el que viajaban 176 dominicanos, motivó que el entonces embajador dominicano Roberto Saladin, convocara a todos sus empleados.

El desplome de la aeronave sobre el tranquilo suburbio de Queens, específicamente en la avenida Newport con la calle B 131 de Belle Harbor, estremeció de sorpresa la ciudad de Nueva York.

Apenas habían pasado ocho semanas del ataque y destrucción del World Trade Center, cuando este avión con 260 ocupantes se precipitó a tierra. Todos murieron.

De inmediato, Saladin se trasladó desde Washington a Nueva York junto al  agregado militar Apolinar Disla para tomar nota de la situación. Lo hizo en un tren que le tomó más de tres horas, casi cuatro.

Todos los túneles, aeropuertos y  puentes fueron cerrados, mientras los vuelos eran paralizados; no era para menos, el trauma provocado por la caída de las icónicas torres gemelas provocó que surgiera en los que presenciaron el hecho el presentimiento de que se trataba de un nuevo ataque terrorista.

Mientras el embajador llegaba para brindar apoyo a sus compatriotas luego de haber recibido la una llamada telefónica del entonces presidente Hipólito Mejía, la angustia y preocupación invadía a los familiares de las víctimas en Estados Unidos y, especialmente, en la media isla caribeña que era el destino final del vuelo.

Junto al gobernador George Pataki y el alcalde electo de New York, Michael Bloomberg, entre otros, Saladin se reunió con familiares de las víctimas en el Club Deportivo de New York Inc., para extender las condolencias del gobierno dominicano y presentarles la comisión diplomática que se encargaría de acompañarles en el proceso.

A las 2:00 de la tarde del día siguiente, los agentes norteamericanos investigaban la causa de la caída en Belle Harbor del avión que llevaba 13 años en uso, mientras en el centro de convenciones Jacobs Javitts Center habían unos 1,200 parientes destrozados por el dolor, procurando los cuerpos  de las víctimas, o al menos algo de sus restos luego de la mortal explosión que además consumió 5 casas e igual número de personas en tierra.

Cada familia debía llenar un formulario que fue revisado por un detective de la Policía de Nueva York para el complejo proceso de identificación de los cuerpos. Se solicitó que llevaran objetos personales de los fallecidos (peines, pelo y placas dentales) para tomar las muestras de ADN de los familiares.

Fue entonces al tercer día, el 14 de noviembre, que la compañía aérea informó todos los compromisos que asumía con las familias de las víctimas, entre ellos cubrir todos los gastos relacionados con las honras fúnebres, el traslado de los cuerpos a la República Dominicana y la designación de una persona de American Airlines (care person) por cada familia dominicana.

Asimismo, ante la necesidad de realizar viajes entre ambas naciones para los velatorios, la comisión diplomática logró un acuerdo con la aerolínea para que, ante los altos precios de los vuelos, se ofreciera una tarifa especial para tickets aéreos hasta el 15 de diciembre de 2001.

Desgarradoras escenas

A pesar de que había decenas de juguetes para niños, una mesa repleta de comida, sacerdotes y pastores para brindar asistencia espiritual, así como también psiquiatras y psicólogos e, incluso, miembros de la Cruz Roja Dominicana a la orden de las familias que se reunían a diario en el centro de convenciones; la desesperación y el dolor no mermaban y el accidente continuaba bajo un velo de misterio.

“Mire, con todo el respeto, no den demasiados detalles técnicos a los familiares porque a ellos no les interesa tanto lo técnico, aquí el tema principal para los dominicanos es cuándo les van a entregar los cuerpos de sus parientes”, expresó Roberto Saladin a los agentes de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB), quienes habían encontrado una parte de la cola del avión en una bahía.

Las familias impacientadas presionaban buscando respuestas a la incógnita de qué sucedió, pero sobre todo, saber sobre los cadáveres. Esto motivó a Roberto Saladin a solicitar al forense encargado del proceso que le permitiera visitar la morgue.

Las imágenes allí vistas están grabadas de tal manera en su mente que, dos décadas después de la caída del vuelo 587, los ojos de Saladin se empaparon de lágrimas y su voz se quebró.

“Lo que vimos, tanto el mayor Apolinar Disla como yo…”, dijo antes de que un breve silencio  fuera interrumpido por un trago seco para continuar, “aquellos cuerpos calcinados, achicharrados por el fuego, contraídos, es una escena que nunca podré olvidar”, agregó Saladin aguantando las lágrimas en unos ojos que se tornaron rojos a la vez que bajó la cabeza, como si tratara de ocultar su reacción.

“Nunca imaginé vivir las dos peores tragedias de Estados Unidos”.

Cuerpos irreconocibles

Llegó el cuarto día y con él la autorización para visitar el área del accidente. Cenizas y escombros eran recogidos por miem

bros de la empresa BTS Catastrophe, quienes trabajaban “como si estuviesen en un laboratorio”, cubiertos totalmente para no contaminar la escena del hecho.

“Estaban vestidos como si estuviesen dentro de una planta atómica; unos uniformes blancos cerrados, con zapatos y solamente se le veían los ojos por los cristales”, describió el exembajador rememorando el desagradable momento.

Los restos del avión se mezclaban con objetos quemados de los hogares que consumió el fuego en esa zona, comúnmente habita

da por bomberos y policías. Con pinzas, los investigadores recogían cada fragmento que encontraban, pero también los restos humanos que quedaban.

Una plaquita de oro que brilló entre las montañas de grises cenizas permitió reconocer a un niño calcinado y luego identi

ficar a los familiares que le acompañaban en el vuelo.

Hasta el poblado Boca Chica viajaron los agentes para recolectar muestras de ADN que permitieran identificar a los cuerpos restantes, habiendo identificado unos diez cuerpos hasta el 16 de noviembre y al final de la tarde del viernes 17 de noviembre, la cifra ascendía a 14 cuerpos.

Probables causas

Un acto de solidaridad, vigilias y varias misas no fueron eventos suficientes para encontrar la paz en medio de un suceso que parecía ser inexplicable.

El vuelo que había salido a las 9:14 de la mañana, dos minutos más tarde tocó suelo y no precisamente en un aterrizaje.

Según el informe del accidente, la aeronave, un Airbus A300B4-605R, perdió toda la aleta de la cola vertical  en el aire y entró en un descenso incontrolado desde una altitud de unos 2500 pies.

Tres años tardó la NTSB en determinar como causa probable del accidente la separación de esa parte del avión, “como resultado de las cargas más allá del diseño final que fueron creadas por las entradas innecesarias y excesivas del pedal del timón” realizadas por el comandante que piloteaba la nave.

En el accidente fallecieron Manuel y Juana Abréu, doña Lidia Valoy Fajardo, hija del músico Cuco Valoy; José “Papi” Lafontaine, empresario artístico; Moreno Tati y su suegra María, quienes regresaban a su tierra natal para una cita en la Embajada de Estados Unidos; Rosa Pérez y su hija Johanny viajaban para ir a un entierro, eran la madre y hermana del exlanzador dominicano de los Tigres del Licey, Yorkys Pérez; Alcibíades de la Cruz, Virgilia de Mateo, entre otros.

Fuente: Listín Diario

Comentarios
Loading...