El largo y triste rosario de militares y policías vinculados al narco

0 22

Yadimir Crespo

El “tumbe” de 400 ki­los de cocaína reali­zado por un grupo de agentes policia­les a narcotraficantes mientras hacían una transacción en playa Las Salinas, en Baraho­na, el 28 de agosto pasado, se une a una lista de casos relacionados al narcotráfico en los que se han visto envueltos policías y milita­res en los últimos 5 años.

Varios de los apresamientos han sido resultado de operacio­nes de inteligencia realizadas por las mismas instituciones a las que pertenecen y han concluido con la suspensión o arresto de los agen­tes, entre ellos cabos, coroneles, mayores y rasos.

En el más reciente, unos diez policías están involucrados, in­cluido un capitán. Además, re­sultó en la destitución del encar­gado de Asuntos Internos de la Dirección Regional Sur de la Po­licía, con asiento en Barahona, el primer teniente José Antonio Sue­ro Carrasco, padre de una agen­te que supuestamente habría par­ticipado en el secuestro del cabo Esteban Armando Féliz Batista.

En medio de una promociona­da reforma integral de la Policía Nacional que aún no inicia, hay actualmente 148 militares y po­licías privados de libertad en los dos centros carcelarios especia­lizados que han sido habilitados para la reclusión de ese personal, la mayoría de ellos por homicidio y tan solo dos por drogas, según datos ofrecidos por autoridades del Nuevo Modelo Penitenciario.

Mientras que 1,312 militares pertenecientes al Ejército Nacio­nal, la Fuerza Aérea de República Dominicana y la Armada Domi­nicana fueron dados de baja en­tre enero de 2018 y septiembre de 2021 por mala conducta, fal­tas graves y sentencias condena­torias, entre otros, según estadísti­cas presentadas en los portales de transparencia de las instituciones castrenses.

Otro “tumbe”
Por otro “tumbe” realizado a fi­nales de 2018, seis agentes de la policía en San Cristóbal fueron suspendidos y posteriormente in­vestigados en febrero de 2019.

El teniente coronel Nelson Odalís Soriano junto a otros agentes fueron acusados de ha­ber reportado tan sólo una par­te del hallazgo de cocaína en un camión abandonado el cinco de diciembre, aunque las autorida­des manejaban la información de que la cantidad de droga ocu­pada fue mayor y estaban invo­lucrados militares de puestos de control del sur.

Soriano había sido puesto an­teriormente en retiro forzoso por estar “relacionado con delincuen­tes”. Dos años después, el Poder Ejecutivo volvió a retirarlo forzo­samente en mayo de 2020, junto al resto de los agentes.

En tanto que en octubre de 2020 apresaron al jefe de seguri­dad de la cárcel de San Pedro de Macorís, José Miguel Velásquez, por ingresar con cocaína.

A inicios de mayo de este año, los registros periodísticos reco­gen que un mayor de la Policía fue apresado por trasladar 63 pacas de marihuana en San Juan. Asi­mismo, en junio se informó que dos agentes de la Dirección Nacio­nal de Control de Drogas (DNCD) y tres del Cuerpo Especializado de Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil (Cesac), “se combi­naron” con cinco empleados del aeropuerto de Puerto Plata para traficar 309 kilos de cocaína ocu­pados en el aeropuerto de Bruse­las en 2020.

Más narcotráfico
Está el caso en 2017 de los co­roneles de la Fuerza Aérea y del Ejército, Domingo Figuereo He­redia y Robert Antonio Ramírez Pimentel, respectivamente; el te­niente de la Policía Andrés Loren­zo Castillo Padilla y el asimilado militar Emmanuel Cruz Espinal, acusados de aceptar sobornos y permitir el aterrizaje de una avio­neta cargada de droga.

Los cuatro militares fueron cancelados bajo la acusación de dirigir el apagado de los sistemas de seguridad del aeropuerto de La Romana y facilitar la entrada de 23 paquetes de cocaína, prove­nientes de Colombia, el 23 de oc­tubre de 2017.

Otros hechos delictivos
En junio de 2018, tras recibir una denuncia de robo, cuatro oficiales de la Policía Nacional realizaron un allanamiento ilegal a la casa de un excadete a quien habían acusado como autor intelectual y allí se dividieron RD $1,170,500 de un millón y medio de pesos que habían sido sustraídos a una empresaria.

Del hecho fueron acusados el coronel Francisco Radhamés Var­gas Ureña, quien ya había tenido antecedentes ante la justicia por la supuesta comercialización de una droga con otros agentes. Jun­to al coronel, fueron apresados además el teniente coronel San­tiago Sánchez Gálvez, el capitán Martín Madé Lara y el segundo teniente Ormandis Onésimo Al­cántara Castillo.

En diciembre de 2019, un ma­yor de la FARD asignado al Cuer­po Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront) fue deteni­do por contrabando de cigarrillos luego de una operación de inteli­gencia que terminó con una per­secución en Baní.

Un mes más tarde y al norte del país, tres agentes de la PN fueron acusados de asaltar a un comer­ciante en Puerto Plata. Mientras que el 12 de enero un cabo adscri­to a la Dirección Regional Sur de la Policía fue señalado como inte­grante de “una banda de atraca­dores” en Barahona.

Para el 20 de noviembre de 2020 un raso de la policía fue suspendi­do y puesto a disposición de la jus­ticia al participar de un intento de atraco. Mientras que semanas an­tes, se informó la destitución de un sargento y dos cabos involucrados en un acto de extorsión, aunque no explicaron a quién ni de qué forma.

Investigaciones
En octubre de 2018, las autorida­des competentes decomisaron un cargamento de 409 kilogramos de cocaína en el interior de una em­barcación en las costas de San Pe­dro de Macorís. No fue hasta no­viembre de ese año que el mayor general José Eugenio Matos de la Cruz, entonces presidente de la DNCD, informó que en el hecho habían involucrados entre 4 y 5 agentes y militares.

Igual número de personas, entre ellos militares, fueron in­vestigadas para la misma fecha en relación a 1,000 kilos de co­caína decomisados el 16 de no­viembre de 2018 en el puerto de Haina Oriental; aunque se desconoce el resultado de las investigaciones, así como los nombres de los militares involu­crados. La droga fue incautada en dos contenedores proceden­tes de Colombia, uno de ellos cargado con botellas vacías.

Mientras que en febrero de 2019, tras la denuncia de alguien que se identificó como exvende­dor de drogas, en San Juan, la Po­licía Nacional inició las indaga­ciones de policías cómplices del microtráfico en esa ciudad.

SEPA MÁS
Casos anteriores

Entre 2011 y 2017, unos 62 militares y policías ha­bían sido separados de las filas de la Dirección Nacio­nal de Control de Drogas (DNCD), las Fuerzas Ar­madas, el entonces Cuerpo Especializado de Seguri­dad Aeroportuaria (CESA) y la Policía Nacional, por cometer faltas graves.

Entre esos más de 50 ofi­ciales, 27 eran coroneles y los miembros de la Fuerza Área habrían sido los que más habían participado en ilícitos, “principalmente en drogas” señalan medios de la época.

Fuente: Listín Diario

Comentarios
Loading...