Candidato a presidir Colegio de Abogados cuestiona papel del CARD a favor de los togados

0 40

BARAHONA: El doctor Carlos Julio Féliz Vidal, candidato a la presidencia nacional del Colegio de Abogados de la República Dominicana, felicitó a los togados del país en ocasión de celebrarse este jueves el día nacional del abogado, al tiempo que cuestionó el pobre papel del Colegio de Abogados a favor de la clase jurídica del país.
El jurista aprovechó la oportunidad para insistir que es hora de que el Colegio de Abogados asuma con responsabilidad el reto de trabajar a favor de los más de 76 mil abogados que conforman el CARD.


El también maestro de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, señaló que en una gestión suya el Colegio pensará “desde la cabeza de los abogados” a los fines de seguir las directrices de la Ley 03-19, que llama a la entidad gremial a preocuparse por “todo tipo de seguros” a favor de los profesionales del Derecho, a empeñarse por formar en el “cuarto nivel”, a través de la Escuela Nacional de los Abogados a los egresados de la carrera de Derecho y a desarrollar programas de solidaridad a favor de los abogados con carencias, activando el “Instituto de Protección del Abogado”.


El Colegio no puede abandonar su norte, que es el de ser una Corporación de Derecho Público, que en la medida que asesora al Estado en materia jurídica, vela por los intereses de la clase abogadil, ayudando a los abogados a insertarse en la dinámica del sistema, velando porque sean tratados con dignidad en los espacios públicos y privados, luchando porque se le abran espacios laborales y contribuyendo a mantener una regulación ética y humana del ejercicio, que facilite la hermandad profesional y el fortalecimiento institucional. 


Para el Director del Instituto Nacional de Investigación y Adiestramiento Jurídico (INNIAJ), es necesario que el Colegio de Abogados sea repensado, para que en una nueva gestión abrace la clase abogadil , sin hacer diferencias odiosas entre unos abogados y otros que descansen en consideraciones políticas o territoriales, “los  abogados somos hermanos de profesión, no importa el lugar del país donde vivamos, ni las simpatías políticas que tengamos y merecemos vivir y morir con la dignidad que se deriva del ejercicio de una carrera abrazada por el propio Jesús, de quien se dice que es el abogado entre Dios y los hombres”.

Comentarios
Loading...