Roles de un ejecutivo y la encrucijada de la UASD

0 28

Por Candido Mercedes

“Cuando el líder se concentra en algún tema en la empresa, enciende el fuego de la cultura, generando creencias en las personas. Por ejemplo, si el líder pone su atención en los resultados, pregunta todo el tiempo como van, hace reuniones en torno a resultados, reacciona cuando no se cumplen, genera la creencia. Los resultados son importantes. La magia de la atención del líder es tan importante como el modelamiento de las conductas”. (David Fischman: Cuando el liderazgo no es suficiente).

Gerenciar es el arte de hacer que las cosas sucedan. Gobernar es mucho más que gerenciar, la contiene, empero, trasciende, por la concepción holística con que ha de abordarse. Gerenciar es la búsqueda de la excelencia en el campo de la producción de bienes y servicios con eficiencia, eficacia y calidad. Es la concreción de la creación y producción de objetos y servicios.

Gobernar, hoy, tiene que ver como la valufactura que está relacionada “con la creación y formación de valores, del valor integrado”. Es como nos dijera Edward De Bono en su libro Más allá de la competencia “El agua es necesaria para la sopa, pero la sopa es algo más que agua”. ¿Cuáles son los roles de un ejecutivo más allá del tamaño de la organización, de la empresa, de una institución? Mintzberg, citado por Stephen Robbins y Timothy Judge, nos dice que son tres los roles gerenciales, a saber:

INTERPERSONAL: que abarca que el ejecutivo ha de ser: representante, líder y enlace.
INFORMATIVO: que cubre los escenarios de: vigilante, difusor y vocero.
DIRECTIVO: emprendedor, manejador de dificultades, asignador de recursos y negociador.
Como vemos, un ejecutivo ha de priorizar sus decisiones y acciones en función del contexto, de las circunstancias; sin embargo, a pesar de que tenga preferencia por algún rol, ora por la formación y competencia, habilidades, experiencia, ora por la subjetividad que entraña en su conexión al interior de su faceta humana, de su personalidad (carácter y temperamento), lo cierto y verdadero es que ha de asumir cada uno de los roles con los índices que contiene, independientemente de sus deseos y necesidades.

Esos roles constituyen la impostergable necesidad de asumirlos con el paquete completo. El ejecutivo que ignore por cualquier causa los roles y las ventanas que los contienen, estamos en presencia de un directivo mediocre. A menudo, las organizaciones, empresas e instituciones seleccionan un alto ejecutivo tomando en cuenta el ciclo de la misma, sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. La visión que se tenga para los próximos años. Construyen el perfil, las especificaciones del puesto o cargo que ha de tener la persona seleccionada. Esto es, cambian los perfiles de acuerdo al momento histórico por la que atraviesa esa organización, sobre todo, si es grande y compleja.

Hay que subrayar que tener personas no significa necesariamente tener talento. Talento es la persona transformada por su conocimiento, habilidad, experiencia y comportamiento. El conocimiento es saber; la habilidad es saber hacer (transformación del conocimiento a resultados). El buen juicio y la actitud. Vamos a poner un ejemplo para poder comprender una hermosa frase de una querida amiga: “el proceso de lo que hacemos con rigor ha de abarcar en la planificación: el ideal documentado con la realidad verificada”. Es la genuina esencia de la calidad.

Tenemos dos candidatos a la rectoría de la UASD, comparemos sus hojas de vida, profesionales, esto es, sus currículos vitae. Obviamente que la diferencia es del cielo a la tierra a favor de Jorge Asjana David. ¿Quién nos representaría con más eficacidad en medio de una academia que se transforma? Que ya tiene su rediseño por competencia para todas las carreras, su extraordinaria autoevaluación de calidad, la mejor plataforma virtual de todas las universidades del país, la transparencia más alta. Cuando llegaron las actuales autoridades tenían 3.5 puntos medidos por la Ley de Libre Acceso de Información Pública, hoy tiene 100 puntos evaluados por la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental. La UASD tiene una Biblioteca súper moderna con más de 25,000 volúmenes auspiciada por el Banco Popular y los mejores laboratorios de simulación en medicina de toda la región. Todos los procesos y procedimientos hoy EN CERO PAPEL: inscripción, reinscripción, pago, cartas, documentos, todos en línea.

En ese escenario se requiere de un conductor que agregue valor, que se le reconoce sus credenciales, que se preparó para ello. Es una encrucijada histórica donde debemos dejar atrás la cultura del relajo, del cliché. Es falso el argumento de que somos iguales. Tenemos que evitar lo que Miguel de Cervantes Saavedra nos decía en el Quijote (el Quijote es atemporal): “Querido Sancho compruebo con pesar, como los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fui defensor de Reyes, pero peores son aquellos, que engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca les darán. País este, amado Sancho, que destrona Reyes y coronan a piratas pensando que el oro del Rey será repartido entre el pueblo, sin saber que los Piratas solo reparten entre piratas”.

Sabemos de la enorme crisis ética-moral por la que atraviesa la sociedad dominicana, no obstante, me niego a creer que un profesor universitario venda su voto por una canonjía, por una actitud lisonjera. Estamos viendo como desde el poder político abusan, usan despiadadamente, sin límites, atrozmente, sin escrúpulos el clientelismo, el tráfico de influencia y la perversidad más abyecta. Es tan difícil, parecería ser, lograr la coherencia y la integridad. La integridad, como nos diría esa genial mujer Oprah Winfrey, quien nos señaló “La verdadera integridad es hacer lo correcto, sabiendo que nadie sabrá si usted lo hizo o no”.

Esa crisis moral y la exacerbación del individualismo generado por la globalización trajo consigo de manera desaforada y pasmosa la búsqueda cruenta de los intereses personales, de los intereses particulares. La búsqueda salvaje, sin control, sin razonamiento de donde esta lo mío. Por eso pido como Jesús con sus discípulos: Vayan y defiendan la candidatura de Jorge Asjana; enseñen las bondades y el plus de su perfil y recuerden, no perdamos ni un segundo que el retroceso no debe redituarse. Hemos ganado ya la batalla moral. La opinión pública pregunta por el otro candidato que exhibe más vallas que un candidato presidencial (3,210 votos entre profesores, empleados y estudiantes) como si no fuéramos una academia y estuviéramos frente a un concurso de belleza.

Sinergicemos y con entusiasmo, con empatía, expresemos con apertura mental para sincronizar la dialéctica de la naturaleza donde la calidad se transforma en cantidad. Hace solo 4 años la UASD estuvo al borde del abismo con un rector que producía vergüenza ajena. Solo la rutinización “nos salvó”, empero, no hubo nada de cambio y transformación. ¡Por suerte los uasdianos respetan la figura, la imagen de LA RECTORIA!

Ameritamos que la persona en el puesto de Rector (a) sea respetado por sus credenciales académicas, por su hoja de vida profesional, como dijo el ex rector Edylberto Cabral Ramírez en el acto del martes 24 en apoyo a Asjana: “Estamos en presencia de un candidato a Rector, con el mejor Currículo, en los últimos 40 años, de los que han aspirado a esa importante posición”. Apelemos al imperativo ético de Kant, quien nos decía “Obra de tal manera que la máxima de tu acción pueda ser erigida en norma universal”.

El voto es secreto, no te dejes seducir por lo que algunos de manera grosera y vulgarmente tipifican “LA CHUPETA”. La dignidad, el honor, la templanza y las convicciones constituyen realmente lo que nos hace humano, mucho más, catedrático universitario. Como nos decía David Fischman: “En estrategia es tan importante definir que somos, como definir que no somos o que dejaremos de hacer. Cuando uno quiere ser todo, empieza a parecerse a los competidores y pierde su ventaja diferencial”

Comentarios
Loading...